Prólogo

El escenario está casi totalmente vacío. No simula ser un lugar específico. Sólo hay un elemento imprescindible: una enorme librería, sólida, maciza, de madera noble. Su presencia poderosa contrasta con su desnudez. Sólo contiene un libro. Si se quiere, puede añadirse algún mueble más. Una mesa pequeña y una silla, por ejemplo.

Cuando se enciende la luz, el señor Relato está cerca de la librería, dándole la espalda al público. Puede estar bebiendo algo de una taza. Se gira hacia el público y empieza a hablar como si estuviese molesto por haber tenido que esperar a que la sala se llenase, como si estuviese impaciente por empezar.

Señor Relato

El 12 de abril de 706, en la ciudad de Lundenwic, que más tarde sería conocida como Londres, sus habitantes despertaron y descubrieron que no podían recordar nada de lo que había sucedido en las anteriores 16 horas. Por supuesto, en aquel entonces, la vida era más sencilla que hoy en día. El asunto se zanjó con unas cuantas hogueras en las afueras de la ciudad en las que ardieron brujas, hijas de brujas e incluso algún que otro amante de brujas.

El señor Relato empieza a caminar lentamente por el escenario. Si tiene una taza en las manos, da un pequeño sorbo y la deja en una estantería de la librería antes de hacerlo. Camina con despreocupación, como si se moviese entre recuerdos. Lo que nos cuenta es lo que va encontrando en su vagabundear. Por eso, antes de explicar cada nuevo dato, se detiene, mira fijamente, como si observase un cuadro, y asiente.

Señor Relato

Durante los 67 minutos posteriores a la primera llamada telefónica jamás realizada, Alexander Graham Bell estuvo hablando sin parar en un idioma desconocido. Sólo comentó el incidente una vez, en la primavera de 1898. Sus palabras, más o menos textuales, fueron “estuve hablando la lengua de los ángeles”.

El señor Relato ríe con una risa pequeña mientras mira al público. Él sabe algo que nosotros no sabemos.

Señor Relato

Algo similar pero totalmente distinto le sucedió a Lovecraft. Sus relatos de horror, sus descripciones de antiguos dioses eran, en su cabeza, una puesta al día de la ironía victoriana de Jane Austen. Un extremo y desconcertante caso de afasia para el que la ciencia moderna, de tener conocimiento de su existencia, no tendría explicación.

El señor Relato se dirige hacia el extremo izquierdo del escenario. Termina la frase entre bambalinas.

Señor Relato

No menos desconcertante le resultaría el caso de Jean-Luc Pommiére. El 23 de octubre de 1987 entró a orinar en un callejón de su ciudad natal de Alberta.

El señor Relato vuelve a aparecer en el escenario, pero por el lado derecho.

Señor Relato

Cuando salió del callejón, se encontró en plena Bangladesh.(inclinándose hacia el público y en voz baja)No os fiéis de las ciudades. No les gustamos.

El señor Relato vuelve a acercarse a la librería.

Señor Relato

Todas estas historias y muchas otras podrían ser un buen inicio. Cualquier inicio podría ser tan bueno como cualquier otro.

El señor Relato coge el libro de la estantería y se acerca al borde del escenario. Se sienta en él, con las piernas colgando. La iluminación se atenúa, creando una atmósfera íntima. La voz del señor Relato también se vuelve un poco más grave. Acaricia la portada del libro.

Señor Relato

Hay una historia oculta que cubre el mundo como un guante. Y a esa historia no le importan los principios; mucho menos, los finales.

El señor Relato empieza a pasar páginas del libro. Busca algo pero no demuestra especial interés. Da la sensación de que sólo espera encontrar un párrafo suficientemente bueno.

Señor Relato

(dando un golpecito con los dedos en una página)Así que éste es un punto tan bueno como otro para empezar.

Esta entrada fue publicada en Civitas, Impossibilia, Res brevis. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Prólogo

  1. Pingback: Tweets that mention Prólogo | The Circle Maker -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s