Dentro

Estaba encerrado en casa y tenía encerrado conmigo a mi enemigo.

Una mancha en mi reflejo en el espejo y un ruido terco por las noches cuando se atrevía a venir a acariciarme el pecho. Nada galante ni noble. Un misterio absurdo y caprichoso.

Así descubrí que la cárcel era eso. Mirar por la ventana con ojos cansados. Tener miedo a mis propios pasos. Estar triste y furioso y aburrido. Y buscar a Dios por las esquinas.

Saber que no había puerta de salida ni final feliz ni Deus ex machina que asesinase a mi asesino y me hiciese libre.

Finalmente, yo solo he encontrado la libertad.

Adiós.

Esta entrada fue publicada en Ex animo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s